preloder

NOTICIAS

Conoce los aspectos más relevantes de la última década que han influenciado el diseño interior.

Las últimas dos décadas han traído consigo nuevas formas de vida que responden a distintos cambios económicos, sociales y ecológicos. De modo natural, estos cambios se han introducido en la arquitectura interior para generar conceptos novedosos que puedan distinguirse de las tipologías habituales.
Independientemente del contexto a intervenir, el diseño interior ha tenido siempre como prioridad las necesidades del ser humano, buscando garantizar la funcionalidad y estética; sin embargo, recientemente se han considerado otros factores clave como la privacidad, integración y sensibilización ambiental, convirtiéndose en fuerzas promotoras detrás de los procesos de diseño. Bajo esta perspectiva se están incorporando, a los núcleos urbanos actuales y las tendencias de vida a nivel mundial, modificaciones cruciales para reformar el diseño de interiores y sus propósitos.
Las situaciones emergentes en ámbitos económicos, políticos y culturales han ocasionado una gran cantidad de interrogantes sobre cómo las personas experimentarán los ámbitos residenciales, corporativos y comerciales en el futuro. Pronosticando que, para 2030 el 60% de la población mundial residirá en áreas urbanas, mientras que para los contextos laborales se esperan transformaciones constantes a raíz de la situación pandémica; por esto, los arquitectos han estado abordando nuevas características y reformando los entornos clásicos para adaptarlos a los requerimientos de los distintos estilos de vida venideros. Conoce los factores principales que están influenciando la relación del ser humano con la arquitectura interior:

El trabajo remoto.

Durante los últimos años, se han evidenciado cambios relevantes en los espacios de trabajo tradicionales, a raíz del surgimiento cada vez mayor de startups, nuevas metodologías de trabajo independientes, así como el trabajo desde casa que debió adoptarse luego de la pandemia. Tras una fase de confinamiento completamente imprevista, los trabajadores de todo el mundo tuvieron que encontrar maneras de integrar espacios laborales en sus casas.

Sin embargo, esto ocasionó nuevos retos, ya que no todos los empleados disponían de una habitación adicional que sirviese de oficina, por lo que tuvieron que instalar una pequeña área anexa a la sala de estar o al dormitorio, viéndose obligados a transformar sus componentes de mobiliario en escritorios de oficina, sin tener en cuenta la ergonomía, la privacidad o el bienestar. Por esa razón, después del 2020, los arquitectos interiores  comenzaron a modificar radicalmente los proyectos residenciales para ofrecer conceptos más híbridos que ofrecieran soluciones dinámicas y efectivas para un trabajo remoto confortable donde se priorice la salud de los usuarios.

Proyecto Residencial Apto PHC, Valencia, Venezuela.

Viviendas compartidas.

A medida que las ciudades crecen, la densidad urbana se va tornando en una preocupación cada vez más crítica para arquitectos y planificadores urbanos; ¿Cómo puede garantizársele la privacidad a los usuarios y brindar a la vez espacios comunes y recreativos? Como respuesta a esto, ha surgido un nuevo fenómeno residencial: los proyectos de Co-Living.

Esta fórmula de vivienda compartida se ha convertido en la alternativa favorita de los millennials para residir e incluso trabajar bajo el mismo techo. A través de ella puede potenciarse el networking entre sus habitantes y ha sido demostrado que si estos espacios son diseñados correctamente pueden proveer viviendas privadas con instalaciones esenciales incluídas, que se ven complementadas por áreas comunes compartidas de gran atractivo para los usuarios.

La sustentabilidad como propósito base.

En la práctica constructiva, de la arquitectura y el diseño interior, la responsabilidad de lograr un impacto neto cero se ha convertido en una prioridad definitiva. Por esta razón, los profesionales de estas disciplinas se plantean diversas interrogantes sobre cómo los entornos pueden ser más ecológicos y energéticamente eficientes sin comprometer su funcionalidad.
Para ello, se ha propuesto el uso de materiales que tengan un proceso productivo y origen amigable con el ambiente. Además, el diseño sustentable busca reducir al máximo los residuos a través del uso de mobiliario hecho de materia prima reciclable y de rápida descomposición, como la madera y sus derivados, que resultan en alternativas idóneas para reutilizarse y reciclarse, conformando así, un interior mucho más sostenible.

Diseño biofílico: Espacios con acceso directo al paisaje y al aire libre.

Los componentes vegetativos sirven como estímulos sensoriales que reducen de forma directa los niveles de estrés y ansiedad de los usuarios. Es por esto, que este factor se ha introducido en la cotidianidad de los seres humanos, adaptando los distintos conceptos de diseño para que cuenten con áreas interiores y exteriores entrelazadas mediante transiciones espaciales casi imperceptibles, conformadas por materiales sostenibles y elementos naturales; basando así, su diseño en las texturas, formas y experiencias que brindan la naturaleza.

Espacios residenciales más pequeños.

De manera inevitable, el tamaño de las viviendas se está disminuyendo. La arquitectura interior está buscando formas, cada vez más estratégicas, de satisfacer esta demanda. Para lograr esto, el objetivo principal es proponer soluciones que simplifiquen la vida de los seres humanos en entornos reducidos, implementándose una distribución adecuada para las dimensiones del espacio, así como piezas de mobiliario y componentes de almacenamiento que sean dinámicos, multifuncionales y puedan adaptarse a las medidas del área a desarrollar.

El bienestar como prioridad.

A pesar de que el bienestar ha sido un aspecto fundamental para el diseño interior, la pandemia de COVID-19 acentuó drásticamente el valor que las personas le daban a su bienestar físico, mental y emocional; ocasionando modificaciones importantes y sin precedentes en casi todos los ámbitos de sus vidas.

En consecuencia de esto, los arquitectos han optado por integrar en la mayoría de los proyectos residenciales áreas recreativas como gimnasios, piscinas y elementos naturales, conjugándolos con una estética de diseño de interiores que transmitiera una sensación de calidez y confort, para promover así, el bienestar físico y mental de sus habitantes.

Proyecto Residencial Casa D – Maracaibo, Venezuela.

En otro sentido, en contextos corporativos se han incorporado zonas tranquilas, áreas comunes y de ocio para potenciar la interacción entre los empleados, con el fin de aumentar el bienestar de los trabajadores, ayudarlos a relajarse y mejorar su desempeño y atraer nuevos talentos para laborar en sus espacios físicos.

La incorporación de domótica.

Otro factor que ha revolucionado los proyectos residenciales son los Smart Homes, cuyo concepto se basa en integrar componentes tecnológicos que faciliten la automatización de procesos cotidianos, como el ajuste de la calefacción, iluminación y los electrodomésticos, con solo un click.

Proyecto Residencial Casa CA – Maracaibo, Venezuela.

De manera inevitable, los cambios a los que nos afrontamos día a día modifican progresivamente la relación que tenemos con los espacios donde habitamos y los orientan a convertirse en ambientes cada vez mas adaptados a nuestras necesidades específicas.

Si deseas conformar un proyecto que se adecúe a tus exigencias particulares, nuestro equipo de profesionales será la mejor opción para lograrlo, ofreciéndote una asesoría personalizada y nuestra metodología llave en mano para facilitar a gran escala la materialización de tu espacio soñado: ¡Contáctanos!

OTRAS NOTICIAS

Suscríbete a nuestro Newsletter

Para estar al día y recibir noticias de productos, novedades y eventos de DGLA.

TOP
Open chat
¿Necesitas ayuda? ¡Contactanos!