ES EN

NOTICIAS

Proceso DGLA: Consideraciones para desarrollar una terraza funcional

En el último año, la Asociación Nacional de Constructores de Viviendas realizó su habitual censo poblacional en Estados Unidos, en el cual reveló que el 87% de los compradores de viviendas actuales manifestaban un fuerte deseo de contar con un espacio al aire libre, tal como una terraza o un patio. 

Tomando en consideración este panorama estadístico, podemos intuir el valor agregado que estos ambientes están ofreciendo a los hogares modernos. Sin embargo, surge una duda evidente: ¿Por qué las zonas exteriores son ahora un motor en la decisión de compra?

En primer lugar, el balance entre la arquitectura y la naturaleza se ha acrecentado mucho más luego de la pandemia. Pasar tiempo al aire libre  permite a las personas estar más en contacto con sus emociones; además de convertirse en el canal idóneo para reducir el estrés, mejorar el estado de ánimo y aumentar la sensación de bienestar.

Por otro lado, estos ambientes expuestos ofrecen más oportunidades para la socialización e interacción, funcionando como un escenario de reuniones familiares y experiencias compartidas, lo cual impacta significativamente en la satisfacción del usuario.

Pero, a pesar de su plusvalía, persiste el error común de considerarlos ambientes aislados e independientes, cuando en realidad son una extensión arquitectónica del contexto interior; lo que genera una inconsistencia perceptual al momento de diseñar o brindar una identidad a las zonas exteriores. 

Por lo tanto, nuestro equipo de profesionales ha desarrollado una guía práctica para considerar al momento de ejecutar esta categoría física bajo los más altos estándares de calidad.

Analizando las necesidades a fondo.

Un aspecto innegociable en la gestión de un proyecto de interiorismo, es la complacencia  en las necesidades básicas del cliente. Es decir, sin importar el tipo de espacio o la complejidad, es imprescindible manejar un esquema claro de solicitudes y expectativas; ya que la propuesta girará en torno a ellas. 

Como siempre indicamos, al momento de reformar un espacio lo esencial es tener presente las fortalezas y desventajas del área a tratar, además de reconocer esos elementos que desean incluirse o eliminarse para optimizar la cotidianeidad del usuario.

Zonifica el espacio estratégicamente.

Si bien en cualquier tipo de proyecto debe proporcionarse una distribución audaz, estéticamente agradable y funcional, en las áreas exteriores este planteamiento amplifica su demanda; ya que están sujetos a factores externos como las entradas de sol o lluvias.

Asimismo, se añade la idea o solicitud de dinámicas adicionales de esparcimiento de  las que el cliente quiere gozar. En otras palabras, la escala de diseño en áreas exteriores son más propensas a incluir puntos atractivos de interés y recreación rutinaria.

Por lo tanto, es necesario entender el espacio y de esta manera brindar el máximo aprovechamiento posible; sin descuidar ninguno de los factores mencionados anteriormente. 

Cuestiona al cliente sobre ¿Qué tipo de espacio le gustaría tener? ¿Qué elementos no pueden excluirse? ¿Qué actividades le gustaría realizar al aire libre?, o incluso, ¿Qué tipo de experiencias espera vivir en su terraza?, ya que esto será decisivo en tu propuesta final.

Para dejar un poco más clara la idea e importancia de la zonificación, algunas de las solicitudes que hemos recibido para áreas exteriores durante nuestra larga trayectoria como expertos en la materialización de espacios soñados son:

Áreas de parrillera. 

Esta se considera una de las peticiones más frecuentes al momento de llevar a cabo un área exterior, ya que no solo se aprovecha al máximo la conexión natural, sino que también brinda al usuario la facilidad de centralizar el proceso de cocina e interacción en un mismo lugar.

  • Cocinas de exterior. 

A diferencia del área de parrillera, este espacio está dirigido a proyectos con mayor proporción o dimensiones exteriores; ya que no solo se enfatiza un sitio para las actividades culinarias, sino que, por lo general, se integran otros prospectos como barras, puntos de esparcimiento y áreas sociales de concepto abierto.

 

  • Áreas de Piscina. 

La materialización de estas zonas provee un lugar de encuentro dirigido al entretenimiento y el refrescamiento en temporadas calurosas, además de servir como elemento decorativo que destaca las facultades estéticas de cualquier espacio.

  • Zona de juegos. 

Una vez más, la materialización de este tipo de espacios se adhiere exclusivamente a las proporciones físicas del predio, en sintonía con lo que el cliente o su familia pueda esperar obtener luego de la reforma.

Como parte de una zonificación perfectamente desarrollada, se sugiere distribuir las áreas según las actividades a realizad. Es decir, es esencial mantener cierta distancia entre, por ejemplo, el humo que se expide de las parrilleras en relación con algún área social que planeé instalarse. 

Esto garantizará que no solo el factor estético sea salvaguardado, sino también los criterios básicos de funcionalidad y comodidad para el cliente. 

Adapta un sistema de sombreado.

Aunque en primer lugar el área exterior puede estar pensada para actividades nocturnas exclusivamente, un diseño funcional debe adaptarse a cualquier horario o necesidad según puedan surgir a través del tiempo. 

Entendiendo esto, para jornadas diurnas podemos inferir que disfrutar de un espacio al aire libre dependerá entonces en gran medida de la sombra disponible para reunirse cómodamente. Por ende, es indispensable delimitar una zona de sombra para proteger a los usuarios de agentes externos.

Anexo, es un hecho que la presencia de sombra en áreas exteriores reduce el deslumbramiento por el sol, mejora la visibilidad, ayudan a proteger los materiales en mobiliario complementario y, sorprendentemente, también contribuyen en el enfriamiento en edificios adyacentes; lo que impacta positivamente en el urbanismo. Pero, ¿Cómo podemos crear puntos de sombra sintéticos?

Desde hace un tiempo, se ha considerado una herramienta útil para patios y terrazas la aplicación de toldos completos como una forma directa de proteger a los usuarios de la luz solar o, más específicamente, la intemperie.

No obstante, un componente que ha demostrado ser mucho más dinámico, preciso y adaptativo han sido las pérgolas bioclimáticas: un sistema de lamas orientables motorizadas, las cuales permiten la apertura o cierre de forma automática según las entradas de luz o viento.

Existen una serie de razones, o mejor dicho, ventajas por las que estos recursos se han posicionado rápidamente en el mercado interiorista, siendo, además, los predilectos por usuarios en todo el mundo.

  • Protección natural e integral. Las lamas motorizadas y orientables del techo hacen posible la regulación de la entrada de la luz, al igual que permiten regular cuánto aire accede y  en el caso de lluvia, se pueden cerrar de manera hermética, impidiendo el paso del agua.

  • Mínimo mantenimiento. A diferencia de otros sistemas de protección en el exterior, las pérgolas bioclimáticas casi no necesitan de cuidados.

  • Ahorro energético. Su aporte de sombra ayudará a regular la temperatura del interior de tu casa, esto en caso de que la instalación está adosada o pegada a la fachada.

Proyecto residencial TDC Apto 12, Valencia, Venezuela.

Crea un diseño cónsono con la vegetación.

Un ítem que también ha cobrado relevancia en preceptos arquitectónicos es el paisajismo. Este se basa en la disposición de elementos de la naturaleza combinados con componentes estructurales, para aportar soluciones específicas que mejoren la calidad visual y ambiental de los espacios.

Usualmente, esta disciplina suele confundirse con la jardinería y, a pesar de que aplica sus conocimientos, el paisajismo se vale además de los principios de ordenamiento y proporción implementados en la arquitectura y el diseño.

Proyecto residencial Casa K, Ciudad de Panamá, Panamá.

Proyecto residencial Casa K, Ciudad de Panamá, Panamá.

De acuerdo con Diana Riaño, Arquitecto de Proyectos en Design Group Latinamerica: ‘’El desarrollo de un espacio exterior inclusivo con la naturaleza, va mucho más allá que solo la instalación de muebles en medio de un jardín; realmente se basa en el estudio del contexto, considerando el clima, las necesidades, objetivos y formas más estratégicas de enlazar todas las dimensiones del proyecto‘’

Traduciendo todo esto a la parte práctica de la integración de vegetación en el desarrollo de terrazas, podríamos destacar:

  • Planifica pertinentemente. Al igual que en la composición de recursos en el diseño, la vegetación deberá tomarse en cuenta desde el primer momento. Es importante realizar una planificación cuidadosa de cómo se distribuirá en el área exterior; evaluando características como la orientación solar y su participación o efecto según las actividades a realizar. 

  • Selecciona las especies adecuadas. Es imperativo elegir plantas que se adapten al clima y a las condiciones específicas del área exterior. Considera factores como la tolerancia a la luz, el riego, la resistencia al viento y la disponibilidad de espacio pensando también en mezclar plantas de diferentes alturas, texturas y colores para crear un aspecto visualmente interesante y equilibrado.
  • Juega con la verticalidad. Una forma ingeniosa de hacer parte de tu espacio el aspecto orgánico, puede ser considerando la integración de elementos verticales, como muros verdes, enredaderas o jardineras colgantes. Estos elementos no solo añaden vegetación, sino que también pueden servir como paredes divisorias, pantallas de privacidad o elementos arquitectónicos destacados.

  • Evalúa el mantenimiento. Contempla las necesidades de mantenimiento y riego de las plantas al diseñar el área exterior facilitando el acceso para su cuidado y considerando sistemas de riego automatizados o la instalación de puntos de agua cercanos.

Componentes resistentes y atemporales. 

Tratándose de un ambiente que busca ser confortable y, cuyo objetivo principalmente está dirigido a la relajación y el disfrute, se debe seleccionar mobiliario que promueva comodidad y le permita al usuario descansar propiamente. No obstante, uno de los grandes retos con los que podemos encontrarnos al diseñar una terraza, es seleccionar esos elementos lo suficientemente resistentes para adecuarse al clima o las circunstancias.

Básicamente, la recomendación principal al elegir piezas de diseño para exterior es que estos productos se encuentran conformados por materiales especializados para resistir los agentes externos y garantizar que sean duraderos en el tiempo.

De igual forma, es crucial hacer una investigación exhaustiva acerca de que el material seleccionado se adapte al clima de tu región y al nivel de exposición de dichos agentes externos; ya que, por ejemplo, un material puede funcionar en el exterior si se encuentra protegido bajo sombra y no bajo el sol directo.

Usualmente, la resistencia, apariencia y durabilidad de los muebles depende del material con el que estén hechos; factor que sirve, además, para distinguir los buenos acabados y brindar un aspecto más acertado respecto al estilo que se desee proyectar en el espacio exterior. Por lo cual, estos componentes deben: 

  • – Contar con alta resistencia a agentes atmosféricos.

  • – Ser coherentes con la estética del proyecto.

  • – Aportar comodidad.

  • – Requerir poco mantenimiento.

  • – Ser preferiblemente de tonalidades neutras y de fácil adaptación. 

No obstante, al contar con un equipo de profesionales multidisciplinarios nos encargamos de recopilar una lista específica de materiales para exterior con notas exactas sobre su eficiencia de uso. 

  • Madera

Este material ha sido implementado durante mucho tiempo en exteriores debido al estilo natural y rústico que aporta. Sin embargo, debe considerarse que algunos tipos de maderas absorben demasiada humedad o no soportan los fuertes rayos del sol y acaban deteriorándose.

Es por esto que, recientemente, se ha optado por reemplazar este material por otras alternativas que emulan casi a la perfección la apariencia de la madera, aportando ventajas significativas en cuanto a durabilidad y mantenimiento.

Metal

Este material es otro favorito para exteriores debido a su ligereza y bajo coste. Igualmente, cuenta con una alta resistencia, no se oxida y está disponible en una enorme en gama de colores; según sea el estilo o concepto del proyecto.

Ratán

Una de las razones por la que este material es tendencia, es por su versatilidad y mínimo mantenimiento. Su textura se monta sobre una base de aluminio que lo hace ligero y resistente; además de aportar un estilo natural y atractivo en exteriores.

Plástico

Debido a su asequibilidad y gran variedad de colores, esta alternativa es una de las favoritas para ambientes al aire libre. Así mismo, es práctico, ligero y con una alta durabilidad a lo largo del tiempo.

Establece un sistema lumínico eficiente. 

La iluminación es un requerimiento esencial en proyectos de interiorismo arquitectónico, dadas sus propiedades de visibilidad y bienestar. Sin embargo, en nuestro artículo dirigido a cómo iluminar fachadas establecimos la trascendencia de este recurso en contextos exteriores, como una forma de transformar la apariencia del espacio o la vegetación; ya que, al comprender el juego entre la luz y la oscuridad, los arquitectos o diseñadores lumínicos pueden usar el contraste para crear espacios intrigantes llenos de carácter visual.

Dando consciencia la hecho de que, al igual que el mobiliario los sistemas lumínicos estarán expuestos a cualquier cambio climático, lo primordial es la elección pertinente de luminarias que ofrezcan un grado eficaz de protección IP. 

Esta terminología se refiere al grado de resistencia que presentan los focos, bombillas o proyectores ante cuerpos sólidos y líquidos.

Tabla de clasificación IP

La señal de cada tipo de protección (IP) se realiza internacionalmente a través de la combinación de dos cifras XY. La cifra X, señala la protección contra los cuerpos sólidos; mientras que la cifra Y, define el nivel de protección que goza el contenedor contra los efectos perjudiciales de la humedad, los aerosoles o los líquidos.

A modo de recomendación, las luminarias dirigidas a la vegetación requieren una protección mínima de IP65 contra la acción de la tierra y las filtraciones de agua; dos casos muy frecuentes en espacios exteriores.

Además de la seguridad del entorno y de los sistemas lumínicos, también es importante establecer qué configuraciones, estratégicamente hablando, podemos llevar a cabo para dar una visual más óptima y resaltar, a la vez, cada elemento de la terraza.

  • Iluminación de bañado exterior: le brinda una iluminancia uniforme a las superficies desde largas distancias de proyección. Son ideales para iluminar árboles con copas en forma de esfera o cono.
  • Iluminación de acento exterior: se implementa a través de proyectores de diferentes tamaños y distribuciones luminosas, que acentúan de forma contrastante y sin dispersión a la vegetación; creando un efecto impresionante en árboles con copas en forma de sombrilla, columna y palmas.

  • Uplighting: proyecta la luz desde abajo acentuando al tronco como elemento lineal y combina la copa con el suelo. Es ideal para iluminar árboles con copas en forma de esfera, sombrilla, columna y palmas, generando en ellos efectos sugerentes e interesantes.

Por último, uno más de los aspectos clave en la iluminación, en este caso de zonas exteriores, es la temperatura de color. Este término se define como el tono de color de la luz blanca que emite una fuente de luz dependiendo de su temperatura relacionada (CCT). 

El CCT, replica la temperatura Kelvin de un objeto metálico cuando se calienta; ya que éste empieza a “Brillar” de distintos colores como anaranjado, amarillo o azul dependiendo de qué tan caliente esté. 

Es crucial entender que no estamos describiendo el calor, sino como se ve la luz blanca de acuerdo con los grados Kelvin. La luz blanca proyecta tonos cálidos como el amarillo o el rojo cuando la temperatura está baja o, por el contrario, matices azules cuando la misma sube; permitiendo disfrutar de distintas sensaciones a través de un mismo elemento: la luz.

Temperatura de color CIE

Entendiendo esta deficinción, podemos indicar que en terrazas, patios o ambientes de dominio exterior es recomendable el uso de luminarias cuya temperatura de color abarque los 3.000k y 4.500k. Además de evaluar si se desea resaltar alguna parte de la vegetación como tal o simplemente generar un espacio acogedor.

En DGLA, nos convertimos en el mejor aliado para cada reto arquitectónico y ofrecemos un acceso privilegiado a las últimas tendencias y productos del mundo del diseño. Por lo que, si eres un cliente ansioso por llevar a cabo sus espacios exteriores de forma satisfactoria o un arquitecto que busca elevar sus proyectos al siguiente nivel: ¡Contáctanos!

OTRAS NOTICIAS

7 FÁBRICAS EUROPEAS QUE NO PASAN DESAPERCIBIDAS EN EL FUORISALONE 2024

Durante una semana completa, infinitas marcas de diseño interior, arquitectura y decoración visitan Milán para compartir sus nuevas e innovadoras propuestas, conceptos y exhibiciones; revolucionando espacios y conectando con muchos aficionados de la industria. Profundiza en la participación de 7 de nuestras fábricas aliadas en el Fuorisalone 2024.

TECNOLOGÍA Y DISEÑO: UNA COMBINACIÓN LIDERADA POR LA VANGUARDIA ITALIANA

Es un hecho que, la vanguardia italiana ha sabido ajustarse al mundo contemporáneo, integrando de manera armoniosa elementos tecnológicos de última generación en diversos aspectos del diseño y que, a su vez, promueven un mejor estilo de vida. Descubre por qué Italia sigue siendo un pionero en la evolución e innovación de espacios cotidianos.

Suscríbete a nuestro Newsletter
Para estar al día y recibir noticias de productos, novedades y eventos de DGLA.
TOP
6 veces.

Open chat
¿Necesitas ayuda? ¡Contactanos!