TENDENCIAS DE DISEÑO 2019 EN LA 58ª EDICION DEL SALONE DEL MOBILE. MILANO

 

Nuevos productos, materiales y paletas de color presentados en la semana del diseño en Milán resumidas en la perspectiva del interiorismo por Design Group Latinamerica.

Todo lo que estuvo marcando pauta está por mutar, los tiempos cambian y con él las sociedades, los productos que estas consumen son forjados por nuevas demandas. Vivimos éste siglo a una velocidad impensable y la arquitectura interior se encuentra en su estado de arte más puro, acercando arriesgadamente ésta disciplina a la dinámica de cambios continuos de las colecciones de moda y alta costura. Como contraste, la industria del mobiliario ha demostrado un interés genuino en la recuperación y reinterpretación de los diseños clásicos e icónicos junto a las tradiciones artesanas de producción y manufactura.

Es un hecho que el diseño interior no se trata solo de estética y funcionalidad; hoy día la apuesta por el valor del diseño, la innovación con un claro enfoque desde la artesanía, el trabajo manual evidente, lo auténtico y particular han marcado en gran medida la labor de todas las marcas reconocidas que exhibieron sus propuestas durante el “Salone del Mobile”. Y como afirmó el presidente de la feria Claudio Luti, “la clave del diseño actual es la ingenuidad” dejando en evidencia la inteligencia que impulsa la creatividad para intentar ver todo con nuevos ojos, otorgando cada vez una nueva forma de evolucionar y ser.

Para Design Group Latinamerica mantenerse a la vanguardia es una filosofía de crecimiento, excelencia y originalidad; en ésta oportunidad un comité liderado por el presidente de la organización Ario Casarin y varios miembros de la Directiva junto a los arquitectos asociados de la firma Scannone Rodriguez asistieron al reconocido evento para recorrer la #RutaDGLA y salir a la caza de las últimas novedades, innovaciones tecnológicas, tendencias y soluciones para el espacio interior, durante la Milano Design Week.

La mirada del Director DGLA, Michele Casarin, estuvo puesta en las innovaciones tecnológicas. Para él “la luz es el elemento definitivo del diseño del futuro, con una iluminación decorativa cada vez más artística y escultórica en contraste con la iluminación arquitectónica que se mimetiza con su entorno; todo esto manipulado con novedosas aplicaciones de sistemas de control de iluminación, luces regulables y escenarios con música integrada que interactúan con las personas. También, luminarias que incorporan conexión a internet Li-Fi”, aplicaciones LED en todas las formas e intensidades, junto a diseños de formas geométricas y moleculares, con materiales de todo tipo como mallas de rattan, bloques de mármol y por supuesto el cristal en todas sus versiones: decorado, transparente, coloreado o metalizado.

Según el Arquitecto Interior, Darío Fernández, Representante Europeo DGLA, “el color como elemento esencial de expresividad en el diseño tuvo gran protagonismo, junto a los materiales” para transmitir conceptos y valores a través de las sensaciones que genera. Aunque definir la tendencia en este sentido es un trabajo arduo, hay dos corrientes marcando la pauta. Por un lado, los tonos pasteles, rosa pálido, amarillo claro, verde menta y azul cielo que recrean la neutralidad de los espacios con elegancia y se posicionan como esenciales ésta temporada; sin desplazar los colores neutrales: gris, beige, blanco y negro.

Por otro lado, una preferencia más atrevida por las paletas en tonos primarios, vibrantes y saturados, dan lugar a ambientes más sofisticados; tales como azul pólvora, verde musgo y pino, amarillo mostaza y curri, rojo terracota y granero, pero en versiones no tan fuertes ni encendidas. Tonalidades que combinan de manera armónica con materiales como el terrazo, porcelanas, mármoles y maderas nobles de roble, nogal, palisandro y eucalipto, entre otros detalles lacados en los mobiliarios; recordando las paletas de utilizadas a mitad de siglo cuando el eje principal del diseño de un espacio era el color.

En ese sentido, Fernández también indicó que “un espíritu eco invadió las exhibiciones, con plantas y materiales naturales que aportan un toque más humano a cada ambiente”; un elemento llevado a su máxima expresión gracias a los patrones con motivos vegetales de hojas selváticas, aves y flores tropicales; plasmadas en exuberantes decoraciones, murales y tapices para escapar a un propio rincón paradisíaco. En paralelo, una mirada hacia la tradición artesanal de lo hecho a mano mostró diversas colecciones y elementos con características geométricas y tribales de ingeniosas formas abstractas que las hacen piezas atemporales, auténticas, de combinación original y mezclas eclécticas.